#10: Moviendo el Citoesqueleto



Parece que mientras a Luis Otipo no le queda más opción que dirigirse al colegio de los linfocitos B, en el diario ¡el adiestramiento avanza!

Por si no ha quedado claro aún, lo que pasa un linfocito T en el Timo durante su adiestramiento es un suplicio infernal. En el anterior capítulo anticipábamos que esto no había hecho más que empezar y así es!

En la instrucción estamos viendo algunos de los movimientos básicos que tiene que dominar un linfocito para poder llegar a los tejidos inflamados. En resumen, un linfocito que circule por la sangre hacia un tejido debe ser capaz de localizar la zona donde se le requiere, pegarse a las paredes del vaso sanguíneo y desde ahí salir hacia el tejido. Esto tiene lugar en tres fases:

Rolling: Los tejidos dañados, infectados o inflamados mandan señales a los vasos sanguíneos; en la superficie de las células de los vasos sanguíneos empiezan a aparecer una serie de moléculas (como por ejemplo la L-selectina), que hacen que los linfocitos se peguen; esta unión no es muy fuerte, y los linfocitos van muy rápido por el torrente sanguíneo, así que los linfocitos se sueltan y pegan una y otra vez, rodando por el vaso sanguíneo hasta que se frenan.

Adhesión: Una vez frenados, los linfocitos reconocen otro tipo de moléculas, quimioquinas, que funcionan como señales de alarma para que los linfocitos identifiquen ese tejido como dañado por alguna razón. En ese momento los linfocitos se adhieren muy firmemente a las células del vaso sanguíneo a través de unas moléculas llamadas integrinas.

Extravasación, o transmigración: En ese momento, el linfocito debe escurrirse entre los mínimos espacios dejados entre las células del vaso sanguíneo para pasar al tejido dañado.

Así que ya lo véis, no es nada fácil moverse como un linfocito.

Y como colofón, la misión de supervivencia que plantea el Sargento anticipa una alegre carnicería… En las próximas entradas veremos de qué se trata esta misión, y en qué consisten las funestas Selección Negativa y Selección positiva, las verdadera madres del cordero en el desarrollo de un linfocito en el Timo.

Un comentario en “#10: Moviendo el Citoesqueleto

¿Qué te parece el cómic?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.