#16: Hoy Control

Nos metemos de lleno en clase de tecnología de la Escuela de la Médula Ósea, de mano de la profesora Josefi Broblast. Pertenece al mismo tipo celular que el profesor Jules Troma, un tipo celular que actúa de profesor en la médula ósea. Son las células del estroma de la médula ósea, cuya función comentaremos en próximos capítulos. En cualquier caso, ya anticipamos que su función es parecida a la del estroma del timo. Igualmente, en el próximo capítulo hablaremos de lo que tienen que montar estos pobres y sufridos alumnos: Su propia Inmunoglobulina. Es el punto central del desarrollo de los linfocitos B en la médula ósea.

Hoy, en cambio, vamos a hablar de MUERTE. Más concretamente de la apoptosis, un concepto que hemos comentado tangencialmente en varias ocasiones, pero nunca hemos desarrollado.

Por raro que parezca, hay diversos tipos de muerte en el mundo de las células. Aunque hay varios, (tal y como podemos ver en este artículo), hablaremos de manera general de dos: necrosis y apoptosis.

Si bien la necrosis se produce en general cuando la célula muere al sufrir diferentes tipos de daño (que ejemplificamos en el dibujo de abajo) la apoptosis es principalmente un mecanismo de seguridad. La apoptosis se rige por el principio de que el sacrificio de uno puede beneficiar a la mayoría.

Hay que tener en cuenta que en ocasiones el peor enemigo del organismo está en su propio interior: Células del sistema inmune que pueden atacar al propio organismo, células que se transforman en tumorales, células que crecen donde no deben, células infectadas que pueden transmitir la infección… La apoptosis es un mecanismo de suicidio celular programado, que se pone en marcha para eliminar células potencialmente peligrosas o incluso células sobrantes. Un poco como en La Fuga de Logan. En el dibujo siguiente planteamos alguna  situaciones en las que la apoptosis se pone en marcha.

La diferencia más importante entre necrosis y apoptosis es que la apoptosis se produce tras la activación de un programa de suicidio que tienen todas las células del organismo. Este programa, altamente organizado, lo pueden activar automáticamente las propias células (como cuando una célula detecta que ha sufrido una mutación y se suicida para evitar volverse tumoral) u otras células, (como por ejemplo cuando una célula del sistema inmune hace que muera una célula infectada por un virus).

Ese programa se activa, por ejemplo cuando una célula sufre alteraciones indeseadas de su ADN, para evitar que esa célula pueda volverse tumoral. De hecho fallos en estos mecanismos de suicidio puede llevar a patologías como tumores, autoinmunidad
En el caso de los linfocitos, cuando el organismo los hace apoptotizar es porque presentan algún problema en su funcionamiento o pueden ser potencialmente reactivas contra el propio organismo.

Así que, por mucho que les fastidie a los linfocitos morirse, como diría una madre, ¡es por su propio bien!

2 comentarios en “#16: Hoy Control

  1. Muy gráfico e interesante !! no tenía ni idea de la diferencia !! lo que estoy aprendiendo a mi edad…nunca es tarde ; )) espero impaciente el próximo capítulo !!

¿Qué te parece el cómic?