#18: La futilidad de la amistad linfoide

Esta tira es en realidad una transición entre la primera fase de selección de los linfocitos B y la segunda. La temida y respetada CLASE DE ÉTICA que veremos en la siguiente tira.
Tampoco viene mal para darnos cuenta de que los linfocitos están tan rodeados de muerte en todos los momentos de su vida que llega un momento en que se tienen que insensibilizar un poco para no volverse locos.
Pero como nunca está de más aprender una cosa más, hoy hablaremos brevemente de estos colegios de élite repartidos por el cuerpo: La médula ósea.

Como bien comenta el profesor, la médula ósea es una escuela prestigiosa, pero hay muchas repartidas por el cuerpo.

La médula ósea es un tejido esponjoso que se encuentra en el interior de los huesos que forma la mayoría de las células que encontramos en la sangre (como dijimos en el capítulo 2). En los recién nacidos y niños la encontramos en el interior de todos los huesos, aunque a medida que crecemos empieza a ser sustituída por grasa (y pasa de roja a amarillenta).

En los adultos, los huesos con una médula ósea que producen células sanguíneas y del sistema inmunitario se encuentra sobre todo en huesos planos como la pelvis, cráneo, costillas, esternón… pero también en la cabeza del húmero y el fémur.

Médula Ósea

De hecho, podemos situar la acción de la escena de arriba en la cabeza del fémur. Siempre han tenido pique con la médula del húmero en ver quién es más estricto en los criterios para aprobar a los linfocitos. Esto que puede parecer un mal rato para un linfocito, garantiza que tengamos linfocitos que funcionen bien.

Losprofesores, como ya hemos dicho, son células del estroma de la médula ósea, que también se nacen y se forman allí, así que ojo que la médula ósea no sólo forma células de la sangre!

Los profesores velan porque la educación de los linfocitos B no se descuide ni un sólo segundo, y que cualquier linfocito que salga de la escuela salga con su inmunoglobulina y sabiendo a quién hay que atacar y a quién no.

¡Así que nos vemos en clase de ética en la próxima entrega!

¿Qué te parece el cómic?