#26: Fluye como el agua

Para ser una Natural Killer hay que explotar como una bomba

¡Una NK es mucho más que una célula con instintos asesinos desatados! Dijimos en el anterior número que las Natural Killer tienen muchos mecanismos de autocontrol para evitar atacar todo lo que pillen. Una NK puede suele mostrarse calmada, pero cuando explota, que nadie se ponga en su camino!

Estos mecanismos de autocontrol hacen falta porque las NK atacan células. Células infectadas, dañadas, tumorales, etc., cierto, pero al fin y al cabo son células.

¿Cuándo atacan las Natural Killer?

El problema reside en que en un cuerpo hecho completamente de células (aunque parezca una perogrullada) hay que distinguir entre una sana y otra que no lo está. Las células peligrosas del cuerpo no tienen cara de malo ni pinta de bestia, como las dibujamos aquí… Una célula tumoral o infectada puede resultar muy parecida o indistinguible a simple vista de una célula sana.

Células Sanas e Infectadas

En el mundo real es muy difícil distinguir entre una célula sana y una infectada o tumoral. ¿Cómo lo consiguen hacer las células NK?

Cualquier error puede resultar FATAL: Dañar células propias puede destruir un tejido, y a su vez, dejar vivir a las que no toca puede desencadenar una infección o un tumor.

Las células NK, auténticas especialistas en actuar por instinto y hacerlo bien, tienen mecanismos únicos para hacerse una idea de si una célula es peligrosa.

En el próximo número veremos cómo ojeando la documentación de otras células pueden realizar su duro cometido.

 

¿Qué te parece el cómic?