#30: Un Monocito y un Mercado Laboral

A Lymph's Life 30, de monocito a macrófago

En el anterior capítulo vimos cómo a Inés Pecífic, monocito de nacimiento, literalmente le iba la vida en encontrar trabajo como monocito en algún tejido. Ahora parece que la suerte le sonríe, aunque posiblemente no en la dirección que ella hubiese creído.

Quizá Inés Pecífic se imaginaba que su vida como monocito iba a consistir en llegar a un tejido como el pulmón, la piel, etc. convertirse en macrófago y dedicar el resto de su vida a ser una esforzada célula de la primera línea de defensa del organismo. La realidad es que esa es sólo una de las tareas de un macrófago; estamos probablemente ante algunas de las células más currantes y polifacéticas del organismo, como veremos en los próximos números. Y parece que a Inés le va a tocar partirse el lomo antes de disfrutar de una batalla épica.

El Monocito; Oferta y Demanda:

El cartel de la viñeta 3 reza que una infección ha desencadenado una fuerte demanda de monocitos en el tejido. Los monocitos, una vez salen de la sangre y entran en ese tejido, empezarán a realizar sus labores y se diferenciarán a macrófagos maduros.

Sin embargo, en este caso no se necesitan macrófagos para que desaten su poder bélico contra el enemigo, sino para algo muy diferente.

Cuando se produce una infección y una correspondiente respuesta inmunitaria, el resultado suele ser que el tejido infectado quede fuertemente dañado, lleno de células muertas y residuos del enemigo. Por mucho que se haya acabado con la amenaza, alguien tiene que limpiar ese berenjenal y ayudar a reconstruir el tejido que sufrió la infección. Y para eso tenemos a los solícitos macrófagos.

Y es que los macrófagos siempre se encuentran en un equilibrio entre funciones de defensa y reparación, en función de las necesidades de cada momento. De manera normal, si no se producen amenazas,  se encuentran realizando tareas de mantenimiento y limpieza del tejido, pero cuando un enemigo aparece, emerge su lado más temible.

Polarización de monocitos y macrófagos

Según las necesidades en cada momento, los macrófagos y los monocitos realizan diferentes funciones.

En el próximo número veremos cómo Inés Pecífic se inicia en las labores diarias de los macrófagos, muy alejadas de las épicas y legendarias batallas en las que esperaba tomar parte.

2 comentarios en “#30: Un Monocito y un Mercado Laboral

  1. ¡Me ha gustado mucho el comic! Lo descubrí hace unos meses, en un programa de radio donde os entrevistaban y lo sigo desde entonces.

    ¡Muchas gracias por el trabajo que hacéis!

    Un saludo,

    Jose

  2. Por mi santa célula madre, continúa con esta novela!!! Ya muero por saber cómo sigue!!!
    Hablando enserio, esto me ayudó muchísimo a entender todo el asunto de la inmunología, muchísimas gracias.

¿Qué te parece el cómic?