#34: Mira mi granulocito tatuado

En la tira 34 de A Lymph's Life el granulocito Francisco de Asís Tamina reaparece.

Poco a poco estamos acabando de presentar a las células que tendrán un papel importante cuando la acción estalle.  Hoy volvemos a encontrarnos con una célula que no vemos desde la Tira 5. Se trata del granulocito Francisco de Asís Tamina.

La vida de un granulocito:

En las próximas tiras hablaremos brevemente de unas células tan indispensables como destructivas. Tan imprescindibles en el control temprano de las infecciones como terribles cuando se descontrolan. Presentamos a los zapadores de nuestro organismo.

Los granulocitos, igual que los macrófagos, son células del sistema inmunológico innato, es decir, la primera línea de defensa de nuestro cuerpo. A diferencia de los linfocitos, que atacan a un sólo tipo de amenaza en concreto, las células del sistema innato nos defienden de manera más general.

Hay dos funciones principales que desempeñan. La primera, como zapadores, consiste en preparar el campo de batalla para la llegada de las tropas especializadas. La segunda, es destruir sin piedad a cualquier hongo, bacteria o virus que se ponga a tiro.

Para ello contienen unos gránulos en su interior, que utilizan como bombas (De ahí su nombre, granulocito). Estos gránulos contienen sustancias que son terriblemente destructivas, tanto para los enemigos como para las células propias. Por ello, estas células tienen que estar siempre bajo una atenta vigilancia, y actuar siempre cuando deben. De hecho, gran parte de las lesiones que se producen por la artritis son producidas por estas células.

Qué es y qué hace un granulocito

Los diferentes tipos de granulocito:

Cuando no existían las modernas técnicas para caracterizar las células, al describir una nueva célula, ésta se solía nombrar en función de las características que mostraba al mirarla por el microscopio. Para diferenciar unas de otras, se solía usar diferentes tipos de tintes que se unían preferentemente a unas células y no a otras.

De esta manera se describieron tres tipos de granulocito. Algunos de ellos se teñían intensamente con tintes básicos, que se unen a sustancias ácidas. Por ello se denominaron basófilos. Otros se teñían muy intensamente con eosina, un tinte que tiñe sustancias básicas y que tiene un bonito color rojizo (“eos” significa amanecer en griego), y por ello se denominan eosinófilos. Finalmente, hay algunos que no se tiñen bien ni con tintes ácidos ni básicos, por lo que se denominan neutrófilos.

En el próximo número hablaremos de cuál es la función de unos y de otros. Pero vaya por delante que Francisco de Asís Tamina es un neutrófilo. Y a mucha honra.

2 comentarios en “#34: Mira mi granulocito tatuado

  1. Es cierto!! El gatito es relindo!! (*0*)
    Muchísimas gracias por el cómic, no sólo me hizo amar la materia sino que al recomendarlo, muchos más (como yo) les hizo ameno el estudio de la misma. Sos lo más, gracias en verdad!!!
    Por favor, continúala.
    Besosos desde Córdoba Argentina

¿Qué te parece el cómic?