#37: Aventuras o Burocracia

La vida de un linfocito no siempre son aventuras 1 La vida de un linfocito no siempre son aventuras 2

Hoy tenemos una tira un poco de bajón. Pero es que no debemos olvidar de que la vida de un linfocito no es todo aventuras, risas y alharaca. Hoy, tras mucho tiempo, volvemos al diario del abuelo de Luis Otipo, Tim Munity.

Un repaso a la vida de un Linfocito T:

Recordemos que Tim Munity es un linfocito T, unas de las tropas de élite de nuestro organismo.

Desarrollo de un linfocito T desde la médula ósea

Tim nació en la médula ósea como un precursor de linfoide. Podría haber tirado por la vía fácil y hacerse Natural Killer. Podría haber escogido estudiar en la médula y hacerse Linfocito B. Pero no. Decidió echarse a la carretera y viajar a la Academia Militar del Timo para hacerse Linfocito T y buscar grandes aventuras. Una vez allí le despojaron de todo lo que tenía, incluso le raparon la membrana. Le hicieron aprender, por la fuerza, que jamás debía atacar a estructuras de nuestro cuerpo (tira 12), a comportarse como un linfocito (tira 11), y recibió las órdenes para especializarse en destruir una amenaza en concreto (Tira 24).

Son esas últimas órdenes las que hoy le traen de cabeza.

Aventuras o Burocracia:

Cuando un linfocito T adiestrado recibe las órdenes de especializarse en una amenaza, abandona el Timo y se dirige a un Ganglio Linfático (o a otros órganos como el Bazo). Estos ganglios son el equivalente a bases militares donde los linfocitos montan guardia.

Una vez allí se dedicará a recibir informes de los tejidos más cercanos, sobre posibles infecciones. Por ejemplo, los ganglios de las axilas suelen recibir informes del pecho o de los brazos. En las rodillas los informes llegan de los pies o de la parte baja de las piernas.

Pero claro. Cada linfocito está especializado en un solo patógeno. Si ese patógeno no infecta nunca el cuerpo, la vida de ese linfocito consistirá solamente en revisar informes hasta el fin de los tiempos. Jamás tendrá que luchar. Y parece que el patógeno que corresponde a Tim no es nada habitual…

Para un linfocito T con una genealogía ilustre como Tim Munity eso significaría no estar a la altura de su pasado… ¡Dramón!

¡En la próxima tira concluye el adiestramiento de Tim Munity! ¡Jura de Bandera!

4 comentarios en “#37: Aventuras o Burocracia

¿Qué te parece el cómic?