#6: Malditos Deberes

Un Linfocito B acaba de hacer los deberes y se carga un montón de cosas de su madre por accidente.
continuará

¿Deberes? ¿Un linfocito? ¿Por qué?

Si queremos células que nos defiendan contra amenazas como patógenos o tumores, lo primero que tienen que saber es qué forma parte del cuerpo y qué no. Todas las células del Sistema Inmune están educadas (algunas literalmente) para distinguir lo propio de lo ajeno. Este fenómeno de no reaccionar contra lo propio (y a veces contra lo ajeno, cuando algunos patógenos engañan al sistema inmune) se llama tolerancia.

Las células que hemos visto en otras entradas, como las NK,los granulocitos, etc., son capaces enseguida de reaccionar contra elementos extraños (forman parte del Sistema Inmune Innato). Sin embargo los linfocitos T y los linfocitos B necesitan una educación muy dura e intensiva (forman parte del Sistema Inmune Adquirido); y cuando hablamos de educación dura, es que es dura de verdad.

La madre de Luis Otipo no miente; en el instituto de los linfocitos B no repites. Si suspendes mueres. De hecho, te obligan a suicidarte, en un fenómeno llamado apoptosis. Así que hay que aplicarse.

Como veremos más adelante, cada linfocito B y T es capaz de reconocer solamente un elemento extraño o antígeno(a diferencia de las NK, por ejemplo, que reconocen diversos patógenos de manera más inespecífica). Eso sí, lo reconocen a la legua y lo eliminan con más eficiencia que cualquier NK o granulocito. Les lleva más tiempo educarse y madurar, pero no hay nadie más eficiente que ellos contra infecciones y tumores que los linfocitos B y T.

esquema tira 6

Las armas que usan los Linfocitos B como Luis Otipo se llaman inmunoglobulinas; mientras están en la médula ósea, los linfocitos B van creando y mejorando sus armas contra un patógeno específico. Al principio, como veis, no es más que un vulgar tirachinas. Con el tiempo se convertirá en un arma letal e infalible. En próximas etapas profundizaremos en el desarrollo de los linfocitos B.

Mientras tanto, parece que Luis Otipo la ha liado parda.

Atentos a la próxima entrada porque nuestro futuro linfocito B, intentando desfacer el entuerto que acaba de provocar hará un descubrimiento pasmoso.

3 comentarios en “#6: Malditos Deberes

¿Qué te parece el cómic?