#7: El Diario de Tim Munity!

Luis Otipo descubre el diario de Tim Munity!

Hemos podido ver que Luis Otipo no lleva muy bien el aburrimiento de quedarse en la médula ósea ni el tener que pasarse el día haciendo deberes insufribles para no suspender en el Instituto de la Médula Ósea (no tanto por responsabilidad estudiantil sino por instinto de supervivencia).

Pero él al menos puede permanecer junto a su hogar.

Luis Otipo está a punto de descubrir que hay destinos en el cuerpo mucho más funestos: En el Diario de su tío Tim Munity, un Linfocito T, veremos como se detalla punto por punto su durísima instrucción en la Academia Militar del Timo,un órgano del sistema inmune situado sobre el corazón (más adelante hablaremos de él). La “T” de Linfocitos T se refiere, precisamente, a este órgano.

Todo linfocito Tque se precie deja su hogar y sus familiares en la médula ósea para enfrentarse a un infernal entrenamiento, del que salen vivos muy, muy pocos. Lejos de sus hogares, extenuados físicamente, torturados psicológicamente, y siempre con el riesgo de la muerte planeando sobre ellos, no es nada fácil ser un Linfocito T.

En cualquier caso, vemos que tanto en la médula ósea los Linfocitos B, como los linfocitos T en el Timo, siguen un adiestramiento durísimo del que salen vivos menos del 0,002%.

El cuerpo invierte muchísimo esfuerzo en formar a soldados de élite contra las infecciones, pero aún más esfuerzo en evitar que estos soldados pierdan la cabeza y ¡ataquen lo que no deben! Como dijimos, antes, todo aquel que supone un riesgo, es obligado a cometer suicidio por apoptosis.

¡Y de momento, hasta después de vacaciones, nos tomaremos una pausa en A Lymph’s Life para recopilar ideas, y volver con fuerza después de estos meses de infernal calor!

Un comentario en “#7: El Diario de Tim Munity!

¿Qué te parece el cómic?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.