#9: Historias de la Mili


A Lymph's Life Tira 9b

Luis Otipo está enganchadísimo al viejo diario de Tim Munity, y no es para menos. Nada más llegar al timo comenzaron las primeras pruebas.

Como ya vimos en la médula ósea, los precursores linfoides pueden desarrollarse y dividirse gracias a otras células que llamamos estromales, y lo mismo ocurre en el timo. Las células estromales proporcionan señales a los precursores gracias a que estos presentan una serie de proteínas en la membrana que funcionan como receptores. Podríamos decir que son algo así como antenas para recibir información. Otras de estas proteínas les permiten adherirse al estroma para llegar y mantenerse en las zonas donde se produce la maduración. Sin embargo, en las primeras etapas de este proceso, los precursores (que en el timo son células pro-T) deben perder algunas de estas moléculas de superficie. Como todo buen recluta, los linfocitos T también tienen que raparse.

Algunas de estas proteínas de superficie no volverán a aparecer nunca, mientras que otras podrán aparecer de nuevo posteriormente, cuando nuestros reclutas se hayan convertido en soldados hechos y derechos, y se preparen para entrar en batalla.

Aunque el comienzo ha sido traumático para algunos, esto no ha hecho más que empezar. Las pruebas serán cada vez más duras y las consecuencias de fallar en alguna de ellas son letales…

Lo que Luis Otipo no sabe aún, es que él también tendrá que pasar pruebas similares en la médula.

Próximamente veremos como Tim Munity y sus nuevos compañeros comienzan su instrucción. Como el Sargento les ha advertido, solo un 1% de ellos conseguirán sobrevivir.

¿Quiénes serán los primeros en caer?. Pronto lo sabremos…

3 comentarios en “#9: Historias de la Mili

¿Qué te parece el cómic?