#40: El precio de la tranquilidad

La homeostasis: El precio de la tranquilidad

¡Es el último capítulo de la primera parte de A Lymph’s Life! En estos primeros 40 capítulos hemos asistido a la formación de las células del sistema inmune. Y lo hemos hecho desde su más tierna infancia hasta llegar a sus lugares habituales de trabajo. Nos encontramos en tiempos de paz, pero esto no significa que nuestras tropas no tengan nada que hacer. Toda la faena que desempeñan nuestras células cuando todo se mantiene en calma se denomina homeostasis

Vamos a ver a qué se dedican nuestras células protagonistas mientras esperan la llegada de los enemigos…

Tranquilidad, tedio y homeostasis:

homeostasis : los macrófagosLos Macrófagos: Durante varios capítulos hemos acompañado a Inés Specific en su complicada búsqueda de trabajo. A pesar de que esperaba una vida de acción devorando y destruyendo enemigos se ha llevado un buen chasco. En condiciones de calma, los macrófagos se dedican a tareas de limpieza y mantenimiento. Algo muy alejado de la épica vida que uno podría esperar.

homeostasis: Las células NKLas células NK: Muy parecida ha sido la sorpresa de Julián Tivirus. Desde su nacimiento soñaba con una vida de batalla y hazañas contra malvados enemigos. Pero la realidad es mucho más difícil para una Célula NK. Es difícil distinguir entre células peligrosas y células sanas. Y eso obliga a las NK a registrar y comprobar la documentación de todas las células con las que se cruza. Un trabajo que puede resultar impopular

la homeostasis: los granulocitosLos Granulocitos: Hemos ido acompañando a Francisco de Asís Tamina, un neutrófilo, en su periplo por la sangre. En una especie de viaje iniciático y de descubrimiento. De momento ningún tejido ha dado señales de alarma, por lo que nuestro neutrófilo de confianza sigue patrullando por la sangre

 

La homeostasis: Los linfocitosLos Linfocitos: Nuestros principales protagonistas se enfrentan al aburrimiento y tedio por antonomasia. Por un lado Luis Otipo ha concluido sus estudios en la Médula Ósea y por fin se ha graduado como Linfocito B. Tal como cuenta su madre a sus amigas, ahora se encuentra con un trabajo fijo en el Bazo, revisando documentos. Exactamente igual que lo que le ocurrió a su abuelo, Tim Munity al salir de la academia militar del Timo como Linfocito T. En ambos casos se trata de tropas de élite. Pero por el momento, sólo revisan informes y papeleo.

Sin embargo, como vemos en la última viñeta, la calma y la homeostasis están a punto de romperse…

El próximo número será un capítulo extra, en el que se narra parte de la vida de nuestro futuro enemigo… Y a continuación empezaremos la segunda parte de A Lymph’s Life, ¡cuando se desencadenarán todo tipo de batallas!

¿Qué te parece el cómic?