#Interludio 1: Inofensivo como un Virus

Todas las historias deben tener algo de dramatismo. Y qué mejor manera de imprimir tensión dramática a un relato que la entrada a escena de un malo malísimo. Antes de arrancar la segunda parte de A Lymph’s Life, habrá unos capítulos especiales en los que hará su entrada el máximo enemigo de nuestros protagonistas. La de hoy es la primera parte (de tres) de la historia de un virus llamado Adolf. Adolf Fever. Pronto nuestros protagonistas se las tendrán que ver con sus hordas.

A priori el pobre muchacho no parece gran cosa. Su vida parece una sucesión de infortunios y desgracias. Se trata de un virus, pero como vemos no parece excesivamente peligroso. Veamos por qué.

Inofensivo como un virus:

Aunque la palabra virus asuste un tanto a priori, la verdad es que no  es sinónimo de infección y de enfermedad. Se trata ni más ni menos que de pequeñas cápsulas de material genético que necesitan entrar en células para vivir. No pueden multiplicarse sin una célula que haga copias de ellos. Si un virus no consigue entrar en una célula y forzar a su maquinaria a hacer copias suyas, está condenado.  El pequeño Adolf no parece poder infectar células humanas, y eso provoca el cachondeo de otros patógenos, como vemos en la primera viñeta.

cómo infectan los virus

Conceptos a bote pronto:

Hay algunas cosas que se mencionan en las viñetas de las que no hemos hablado nunca. Vamos a comentarlas brevemente, ya que ayudan a comprender el drama de Adolf Fever:

  1. “Estás hecho de pseudogenes: Si el genoma es una frase, los genes  son las palabras. Son los fragmentos de material genético que determinan una función, un  proceso. Un pseudogen es un gen que ha perdido su función, un fragmento de material genético que no se lee. Que te digan que estás hecho de pseudogenes es como llamarte basura, poco más o menos…
  2. En la segunda viñeta se habla de la microbiota. Se trata de todos aquellos microorganismos (bacterias y hongos) inofensivos que pueblan nuestra piel y conductos como el tracto respiratorio, digestivo y reproductor. Una microbiota sana evita que entren infecciones, y además muchos de sus microorganismos tienen funciones fundamentales: en el tracto intestinal algunas bacterias son necesarias para digerir determinado tipo de alimentos. A Adolf Fever le hacen bullying hasta los seres más inofensivos y majos del organismo.
  3. En  la tercera viñeta Adolf intenta convencer a una proteína de dentro de una célula de que copie su material genético. Vemos  que esa proteína lleva una gorra que pone POL. Es la abreviatura para polimerasa, que son las proteínas que copian el material genético, ya sea ADN o ARN. En la viñeta la polimerasa va a lo suyo y no va a permitir que este virus le distraiga de su trabajo.

En fin. Que no le van muy bien  las cosas al muchacho. ¿Cómo afectará esto a su futuro como patógeno? Lo veremos en los próximos 2 capítulos.

Un comentario en “#Interludio 1: Inofensivo como un Virus

¿Qué te parece el cómic?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.