Quiénes Somos:

Jesús Sánchez

Licenciado en Biología por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, y doctor en Biología Molecular por la Universidad Autónoma de Madrid. Es raro, muy raro… Un tipo de estos de los que nunca te puedes fiar. Nació siendo un bebé, cosa que no sorprendió a nadie, excepto a él. A pesar de la oposición de sus padres, tuvo la brillante idea de estudiar Biología por la gran cantidad de salidas profesionales que tenía. Habla perfectamente alemán, lo que no deja de ser sospechoso… Pasó sus años de infancia y juventud en Barcelona, hasta que le echaron. Vino con papeles falsos a Madrid, donde malvive desde entonces. Es espía de la CIA, la KGB y la ZZPaff. En sus ratos libres hacel judo (que sí, que es raro) y desarrolla alergias contra todo tipo de animales domésticos (en especial perros, gatos y escarabajos del maíz). Dibuja bien, aunque se le va la olla. Tiene una página web en la que firma, sabe dios por qué, como The Kruch (http://thekruch.com) Le gusta el atún en todas sus presentaciones posibles. Su mascota es un ajolote que lleva 8 años sin moverse. A estas alturas de la vida ha pasado por el Centro Nacional de Biotecnología, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas y en la actualidad lo podéis ver correteando por los pasillos del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares.

Raquel Mejías

Licenciada en Bioquímica por la Universidad Autónoma de Madrid, y doctora en Biología Molecular por la misma universidad. Sus comienzos fueron bastante estándar (nació, creció,…), y ya desde muy temprana edad fue patente su interés por la Ciencia, cuando se colaba en la cocina para robarle a su madre el pescado y destriparlo con el fin de, según sus propias palabras, “ver qué tenía por dentro”. Tras la típica etapa rebelde, en la que mantuvo ciertos escarceos con carreras no científicas, entró en razón y volvió al redil científico del que no ha vuelto a salir jamás. En sus ratos libres dibuja suicidios de becarios de investigación, y escribe una y otra vez su discurso de aceptación del Nobel. Al ser estas tareas de nula utilidad y menor provecho, las compagina con la creación de historias bélicas sobre linfocitos y bacterias. Colecciona figuras de Calimero. Dada la excelente situación de la ciencia en España, en la actualidad ejerce de científica emigrada (no vamos a decir “cerebro fugado”, porque su cerebro se fugó hace mucho, sin dejar una nota ni nada) en la Universidad de Vanderbilt (Nashville, TN, USA), y sus áreas de investigación son la síntesis y funcionalización de nanopartículas para el tratamiento de infecciones por bacterias multirresistentes, la inmunoterapia antitumoral, los sistemas de administración de fármacos basados en la nanotecnología, para aumentar la eficacia y disminuir los efectos secundarios de los tratamientos actuales contra el cáncer, y la hipertermia magnética.